Una Propuesta al País de un Sistema Previsional que garantice el Derecho Humano a la Seguridad Social

publicado en: Nacional | 0

nomasafpmesina

por javier Pineda

Integrante de la UCT

Luis Mesina, vocero nacional de la Coordinadora, destacó que luego de 35 años de despojo, los trabajadores y trabajadoras presentaban por primera vez una propuesta alternativa al sistema actual de AFP. A diferencia de dicho sistema elaborado e impuesto por Dictadura -y que tiene como fin apropiarse de las pensiones de los trabajadores- esta propuesta emana de una serie de reuniones, seminarios y encuentros entre trabajadores de todo Chile, con profesionales de distintas organizaciones y ciudadanos comunes.

La Coordinadora Nacional de No+AFP, luego de surgir en junio de 2013, hoy da un paso cualitativo en su lucha y presenta una propuesta al país de un sistema previsional que garantice el derecho humano a la seguridad social.

En palabras de Mesina, “la seguridad social recoge a la previsión social como un deber del Estado que debe atenderse a los siguientes principios: universalidad; prestaciones dignas y suficientes; una gestión sin fines de lucro y participación de los interesados en su gobierno; y lo más importante, un principio de solidaridad, que significa que aquellos que más pueden solidaricen con quienes menos pueden”. La seguridad social es un derecho humano reconocido por diversos organismos internacionales, como la OIT del cual Chile es parte activa, aún cuando no ha ratificado los Convenios 102 y 127 de la OIT, los cuales son fundamentales en la regulación internacional del derecho a la seguridad social.

A su vez, Mesina agrega que esta propuesta surge como alternativa al sistema de AFP, que califica como fracasado. Las cifras son elocuentes: al 31 de octubre de este año la pensión promedio es de 191.100 pesos, lo cual resulta menor al sueldo mínimo. El sistema de AFP no fue concedido para pagar pensiones. Según estudios, la mitad de las personas jubiladas entre 2025 y 2035 tendrán tasas de reemplazo menor al 22% de sus salarios.

Ante este panorama sombrío surge la protesta social, la cual es una respuesta ante tanta indiferencia e injusticia. Surge ante un sistema ineficiente, costoso e injusto. Hay un pueblo que reclama una solución de verdad y que no está dispuesto a que sean las AFP los que coloquen los contenidos, guíen el debate y generen los cambios. Un sistema de pensiones requiere sostenibilidad financiera y la propuesta de la Coordinadora No+AFP demuestra que es posible un sistema de reparto, solidario y tripartito que tenga como principio la sostenibilidad financiera. La seguridad social debe adecuarse a las condiciones económicas de un país, pero debe cumplir con satisfacer las necesidades básicas de los más necesitados.

La propuesta

Luego del contexto político realizado por Luis Mesina, éste mismo en conjunto a Marco Kremerman de la Fundación Sol, realizaron una exposición sobre los pilares políticos de la propuesta de un nuevo sistema de pensiones y explicaron los detalles más técnicos, respectivamente.

/ Facebook Coordinadora No Más Afp

El primer pilar de esta propuesta es restituir la seguridad social con pensiones suficientes. Para esto se plantea la construcción de un sistema de reparto, solidario y de aportes y de administración tripartita, dónde se consideren a los trabajadores, empresarios y al Estado. Esta propuesta está pensada para comenzar a regir el año 2017 y se podría extender a lo menos hasta el año 2100.

El segundo pilar es la certeza en los ingresos, mediante tasas de reemplazo que estarán determinadas por los montos y años de cotizaciones. Se considera que pasen a esta propuesta los actuales pensionados del IPS (600.000 pensionados) y el resto de pensionados, alcanzando una cifra de aproximadamente 1.800.000 pensionados para el próximo año.

En cuanto los supuestos macroeconómicos de la propuesta, son cifras sumamente conservadoras. Consideran para la propuesta un congelamiento del mercado laboral (a pesar de que las tendencias muestran un aumento de ingresos de mujeres y de salarios en general). Consideran que el Producto Interno Bruto (PIB) de Chile crecerá un 1% real anual; que el salario mínimo anual se incrementará en 1%, una inflación anual de 3,5% y la rentabilidad anual de fondo de reservas en un 2,5%. Asimismo, respecto a los factores demográficos se utilizarán las proyecciones realizadas por la CEPAL.

Además se consideran medidas particulares durante un periodo de transición para que las contribuciones de las empresas y de los trabajadores como las del Estado no afecten al mercado laboral. Respecto a las cotizaciones que hoy oscilan entre un 11,82 y un 12,5% a cargo casi completamente del trabajador (con excepción del seguro de invalidez), se plantea aumentar la cotización del empleador hasta en un 9% y se espera disminuir la cotización del trabajador de un 11% en promedio a un 9%. Así se espera que el trabajador aporte la mitad y la otra mitad de las cotizaciones sean aportadas por el empleador, llegando al año 2024 a una tasa de cotización de un 18%. Esta división de la cotización entre empleador y trabajador es acorde con lo establecido por el Convenio 102 de la OIT.

Por otra parte, se crea un Fondo de Reserva Técnica, cuyo capital inicial será el fondo actual del fondo de pensiones en manos de las AFP que alcanza una cifra de $9.903 millones de dólares. Este Fondo asegurará el cumplimiento de pago de pensiones a largo plazo, considerando épocas de estrés financiero y avance demográfico (tiempos de vacas flacas). Esta propuesta respeta los derechos adquiridos del trabajador. Además, se mantiene la edad de jubilación y no será necesaria aumentarla como propone la derecha. Sumado a lo anterior, el Fondo de reserva no generará especulaciones de alto riesgo y la Administradora de los Fondos no tendrá derecho sobre el patrimonio de éste, el cual a su vez serán inembargables.

En el caso de aquellos trabajadores que ya están jubilados (modalidad renta vitalicia o retiro programado), conservarán sus ahorros en caso de tenerlos y sus pensiones serán complementadas respecto a las tasas de reemplazo correspondiente según el monto y años de cotización de los pensionados. La base para aplicar la tasa de reemplazo a cualquier trabajador pensionado será sobre los últimos 10 años imponibles indexados a valor presente.

El nuevo sistema hará justicia a las mujeres por su mayor carga en la economía del cuidado y por las desigualdades salariales existentes. Se bonificarán 5 años en total.

Se establece también una pensión universal no contributiva, que se espera que en 5 años más alcance al 100% del salario mínimo, independiente del monto y tiempo de las cotizaciones. Tan sólo por el hecho de cotizar una sola vez, se asignará una pensión básica contributiva, cuyo monto será superior a la pensión universal no contributiva como mecanismo de incentivo para cotizar.

Respecto a los trabajadores independientes se les considerará como no cotizantes, pudiendo acceder a la pensión universal no contributiva. Sin embargo, podrán cotizar para acceder a mejor pensión. Se propone que coticen el 9% y los empresarios tendrán la obligación de cotizar el otro 9% si los trabajadores independientes así lo deciden.

Respecto a la administración de estos fondos se creará una institución pública que operará como una administradora de derecho público, de carácter autónoma, con individualidad jurídica, financiera y administrativa. Tiene por función recibir el pago de las cotizaciones y pagar las pensiones. Gestiona el fondo de reservas técnicas, sus inversiones y sus cuentas. Las inversiones deberán integrar criterios éticos definidos, impidiendo la inversión en empresas con prácticas antisindicales, que generen daños medioambientales y que discriminen por razones de raza, sexo, orientación sexual o cualquier otra condición.

Si bien se trata de una propuesta compleja dada su exhaustividad en regular los distintos ámbitos que implican un sistema previsional, durante las próximas semanas se difundirán cartillas e infografías sobre la propuesta, asimismo existirá un despliegue de monitores de No+AFP que explicarán la propuesta en sindicatos, juntas de vecinos, organizaciones estudiantiles y del mundo social en general. Esta propuesta se sumará a las campañas que viene impulsando el Movimiento No+AFP, las cuales incluyen la salida masiva de las AFP Cuprum y Provida por corruptas y la retirada del Fondo E.

Este día 28 de noviembre de 2016 es una fecha histórica, pues desde el mundo del trabajo luego de la expropiación de los fondos de los trabajadores por la dictadura cívico-militar, se proclama un sistema de reparto, tripartito y solidario que está diseñado para garantizar la seguridad social de los trabajadores y trabajadoras de Chile.

Dejar una opinión